Last posts

Opendata contra el fraude fiscal

March 10, 2012 / maestro / Uncategorized

¿Es grande nuestro problema con el fraude fiscal?

Pues los 90.000 millones de euros de fraude anual (según gestha) es comparable a los ingresos previstos de todas las CCAA para 2012, o una montaña de 36 km de altura de billetes de 500 € o rodear  más de 718 veces la tierra con esos mismos billetes.

¿Colaboración ciudadana contra el Fraude fiscal?
Por dar ideas,
1) la BSA en Estados Unidos puede pagar a una persona hasta un millón de dolares a quienes denuncien (de forma anónima) situaciones de piratería de software.
¿Podría pensarse algo similar con el fraude fiscal?
2) ¿Podrían liberarse como opendata datos económicos anónimos (o utilizarse mediante contratos de confidencialidad) de forma que empresas se ganaran su sustento detectando el fraude fiscal y ganando un porcentaje de lo recuperado?
3) Incluso ¿Podrían liberarse opendata datos anónimos para que personas u organizaciones ayudaran libremente a la detección del fraude fiscal?.

Probablemente la mera existencia  de estas medidas, incluso antes de su aplicación, amedentraría a algunos de los defraudadores actuales aumentando la recaudación.

Datos en tiempo real contra la manipulación

Por otra parte, la gestión de los datos económicos de las distintas administraciones también requiere de mejoras. Por poner un ejemplo, nos resultaría extraño que nos proporcionaran la información metereológica una vez a la semana y sin embargo admitimos de buen grado que informaciones como el paro, el déficit, el número de empleados públicos nos lo entreguen una vez al mes, al trimestre o al año.
E incluso que los datos del paro no se puedan utilizar de forma profesional. ¿Será por si crean algún empleo?
Esta falta de publicación (¿Será un supuesto problema de consolidación de datos?), abre la puerta a manipular los datos durante ese periodo con propósitos normalmente contrarios al interés general y seguro que a cualquiera se nos ocurren unos pocos.
Es una cuestión de teoría de juegos. Si cuesta más manipular los datos que el beneficio que se pueda obtener existe un desincentivo a la manipulación.
Datos publicos pero inertes
Finalmente, como se explica en el ensayo de Harlan Yu & David G. Robinson*, The New Ambiguity of “Open Government” (gracias Alvaro) existe un tipo de dato público que es el dato inerte. Es decir aquel dato que aunque sea público no puede ser reutilizado, ni cruzado, ni utilizado de forma profesional. Situación que ha sido muy frecuente, pero que poco a poco va desapareciendo.
Es decir que el mínimo que se le debería pedir a los datos públicos debería ser que se publiquen como datos crudos, que lo sean en formatos abiertos, tengan licencia para reutilización profesional, que su acceso sea automatizable y preferentemente que su acceso sea gratuito.

Modernizando la administración
Un sintoma de que la gestión política de la administración puede mejorar mucho (por decirlo cortésmente) es que no se priorice la lucha contra el fraude en función de importes, es decir que los inspectores de hacienda dedican más esfuerzos a los pequeños defraudadores mientras las grandes empresas se lo siguen llevando crudo.

También queda mucho camino en la publicación de datos como vemos en la iniciativa de @jluismarin showmethetenders.net, esperemos que la esperada y anunciada Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno facilite algo.

Mientras tanto, el opendata contra el fraude fiscal y contra otros males podría ser una herramienta muy barata a la par que efectiva, todo es ponerse.

Leave a Reply